Venta de empresas


Una venta de empresa puede ser la mejor opción para permitir transformar en líquido el patrimonio empresarial y garantizar la continuidad de la actividad y de los puestos de trabajo.

La venta se realiza cuando:

  • El empresario considera que ya ha alcanzado sus objetivos.
  • El empresario carece de sucesión familiar.
  • La compañía sufre las consecuencias de diferencias entre accionistas,
  • El empresario percibe que su compañía no está preparada.